Ciudad de La Plata,
Buscar:
Economia

Su panadería fue parte de la campaña de Macri: ahora no puede pagar el tarifazo

La crítica situación de los pequeños comerciantes como Carlos, en Esteban Echeverría, se replica en todas partes del país. Aquí, apenas dos ejemplos de la asfixia que provocan los tarifazos.


Cuando estaba en campaña para llegar a la Casa Rosada, el ahora presidente Mauricio Macri visitó una panadería en Esteban Echeverría. El objetivo era claro, hacer pie en un territorio que se había mostrado más que esquivo para el macrismo hasta las elecciones de ese año cuando María Eugenia Vidal dio un inesperado batacazo en las urnas.

En su recorrida de campaña, Macri dejó en aquella panadería su ya consabida catarata de promesas destinadas a seducir a los electores. Entre aquellas promesas estaba la de no aplicar tarifazos en los servicios públicos.


Hoy, Carlos, dueño de esa misma panadería, tiene que hacer frente a una factura de luz de 22.700 pesos. Ese monto no es producto de una deuda impaga, es simplemente lo que Edesur le facturó por su consumo en el mes de abril.

"Tuve que ir a pedir a Edesur un plan de pagos. Me lo dieron el plan de pagos. Ahora tengo que pagar un adelanto de 9 mil pesos y el resto en seis cuotas" aseguró Carlos en diálogo con C5N, pero advirtió: "Ahora, esto es una solución para hoy ¿y el mes que viene?, porque ahora las boletas vienen mensuales antes eran bimestrales. El mes que viene voy a tener que pagar la nueva boleta más la primera cuota" del plan de pagos que le dieron por el consumo de abril.

Carlos advirtió además sobre la disparada de los otros costos que debe enfrentar que se conjugan con un escenario de caída en el consumo lo que está generando una bomba de tiempo.

"Así como vamos voy a tener que bajar las cortinas" advirtió el dueño de la panadería donde Macri hizo campaña
Twitear

"El incremento de la materia prima es muy alto. Aumentan los precios por las dudas cuando parece que va a subir el dólar imagínese ahora que subió. Los molinos aumentan y aumentan más por las dudas" siguió el dueño de la panadería.

Y advirtió: "Además las ventas ya no están como antes, el que antes compraba un kilo hoy compra medio kilo y el que compraba medio kilo ahora compra dos flautitas".

"Así como vamos voy a tener que bajar las cortinas" concluyó.


Por una situación similar atraviesa Pamela Acuña, dueña de un pequeño almacén en el Barrio Peruzzotti, en Pilar: recibió una factura de luz de 32.500 pesos en los primeros días de mayo. "No lo puedo pagar, ya me cortaron la luz unos días. No llegamos a cubrir los gastos con lo que vendemos, imposible tener algo de ganancia", dijo.

Según contó a C5N, la situación, que ahora se volvió asfixiante, comenzó en octubre de 2017 cuando la factura llegó a 12 mil pesos. Los meses anteriores venía pagando un máximo de 5 mil pesos.

"Consulté en Edenor y me dijeron que me estaban cobrando el medidor que cambiaron el año pasado", contó Pamela. En ese momento, le ofrecieron que pagara en cuatro cuotas de 4.700 pesos.

"Al mes siguiente, me volvieron a venir boletas de más de 12 mil y al otro 15 mil. Cada vez que iba a reclamar me decían que no me preocupara, que pagara sólo la refinanciación", siguió.

En abril, una vez terminada la financiación, la factura fue de más de 24 mil pesos por las supuestas deudas anteriores.

A la difícil situación se le suma la baja en las ventas. Pamela aseguró que no cambió el consumo y que inclusive dejó hasta de prender el aire acondicionado preocupada por las enormes cifras que tenía que pagar.




Au La Plata